martes, 27 de mayo de 2014

El que quiera peces, que se moje.

Podemos ha sido la gran sorpresa de las europeas, la caída del bipartidismo ha comenzado, la calle ha hablado. Un partido de apenas 4 meses de vida, que aunque muy estudiado, su puesta en marcha ha sido casi perfecta. He aquí el resultado:




No se vosotros, pero yo por primera vez en mi vida tengo resaca electoral, no sabía a que se referían cuando usaban esa expresión. El activismo y mi participación política se esta resumiendo a participar en plataformas de todo tipo, implicándome hasta donde puedo. Esa es la palabra clave para que todo esto tenga resultado. IMPLICACIÓN.

Yo era usuaria de las redes pero me limitaba a quejarme en ellas y no participar en nada de lo que reivindicaba, pero llegó el 15M y todo cambió. Mi lectura de la realidad empezó a ser distinta. Todo esto dotado con un pequeño toque anarquista que siempre me caracteriza, me convertí en activista. No hace falta que entre en detalles de lo que esto significa, todos sabemos que es agotador, que hay momentos en los que dejarías de participar en todo lo que haces y vivir tu vida sin pensar en los demás.Como hace la inmensa mayoría. Personas de mi entorno dicen, siempre como un consejo, que me preocupe de mí y de mi familia y que me irá mejor en la vida. Detesto este consejo, no tienen ni puta idea de lo que están diciendo. No son conscientes de que eso precisamente, ese estilo de vida egoísta de preocuparnos sólo por nuestra familia, es lo que nos ha llevado hasta donde estamos.


Doy una vuelta por mis archivos, encuentro actas plenarias de 1912, por ejemplo, en mi localidad, Mutxamel, ya existía la corrupción en esa época, pero enseguida los corruptos eran cesados de sus cargos y obligados a devolver lo robado. La presión de los vecinos en los plenos del ayuntamiento, donde entonces la gente sí participaba activamente, era muy latente, cualquier problema que hubiese en el pueblo, cualquier problema que tuviese una familia, cualquier cosa, era llevada al pleno y todos decidían la mejor solución en beneficio de todos. Cien años después todo es muy distinto.

Hablas con personas a diario y puedes entablar cualquier conversación, pero no entres en temas de política, salvo excepciones nadie quiere hablar del tema, tenemos definiciones y excusas para ello variopintas. Lo que no soy capaz de entender, como pueden saber tanto de la vida de personajillos casposos de televisión, de marcas comerciales, de fútbol, de donde están las mejores ofertas en hipermercados o centros comerciales, y no tener ni idea de como se están gestionando sus impuestos y quién se beneficia de ello. Está claro que no tenemos que ser licenciados en ciencias políticas, pero un poco de información no viene mal a nadie. Cuando entras en este tema, lo único que oyes decir a muchos es que todos los políticos son iguales, que todos son unos chorizos y enseguida se escapa de la conversación con un "vamos a cambiar de tema que me pongo negro".

No tenemos que cambiar de tema, si tuviésemos un poco de cultura política, no nos estaría pasando lo que nos pasa, no seríamos marionetas del sistema, hipnotizadas con telebasura y un consumismo fuera de nuestras posibilidades. Somos y seremos unos borregos.




Estas elecciones europeas han llenado de optimismo a muchos por la sorpresa de los cinco eurodiputados que ha obtenido Podemos, con su cabeza de lista Pablo Iglesias. Las críticas llueven por todos lados, los trapos sucios y cualquier cosa que pueda ser utilizada en su contra, ahí están en las redes y medios digitales que quieren descuartizar a toda costa este movimiento político, que por el momento es el único que ha sabido ganarse a los indignados, todos dicen que es lo que se necesitaba, pero tiempo al tiempo.
No tengo ninguna predilección por Pablo Iglesias, pero si por parte de su programa, que si se pudiese llevar a cabo, pues en vez de tardar 30 años en recuperarse el país, con un poco de suerte quedaría en 15. Pero estos años de agonía, no nos los quita nadie. El proyecto Podemos en sí, no es tan malo como lo quieren pintar algunos. Pero no tenemos que llenarnos de esperanzas y pensar que nuestros problemas, con estos resultados en las europeas se han solucionado. No señores, abramos los ojos y seamos sensatos. Queda mucho por hacer, tenemos que ver como gestiona su desarrollo este partido, como realizan todo lo que han prometido en su programa, dentro de las competencias que tengan en el parlamento europeo.


Leo un artículo en la página de Hartos.org, un análisis de los resultados, escrito y publicado el mismo día 25M, antes de conocer el escrutinio, sorprendida del contexto me quedo con este párrafo:

"Hoy no ganará las elecciones la libertad, ni la democracia, ni la justicia. Ganará un sistema perverso y maquinado para ganar, diseñado en 1978 para que el poder de ya sabemos quienes, como desde la edad media, continúe en manos de esos mismos.
El sistema de basa en un principio de eficacia muy simple: la estupidez política de gran parte de la población. El sistema solo ha de manejar esta estupidez con una adecuada ley electoral, y con los medios de comunicación que, lógicamente, tanto campañas electorales como medios de comunicación, paga el propio ciudadano, lo que ya es el colmo de la estupidez"

Este párrafo describe muy bien lo que pretendo transmitir con este artículo de hoy, la gente es estúpida, la mayoría vota por lo que le vende la televisión y en general todos los mass media, controlados por los partidos políticos en su mayoría. Se creen todo lo que les cuentan, y no pretendo con esto faltar el respeto a nadie, si no llamarles la atención, es que basta ya de tanta ignorancia, de tanto mirar para otro lado, de pensar a mi no me va a tocar nunca.

El sábado víspera de las elecciones, fui a comprar víveres al super y es triste ver lo que yo vi, una vez en caja, la familia que iba delante de mi, llevaba una bolsa de patatas, una de pipas, una cerveza y una chocolatina, todo de marca blanca, la cuenta asciende a 3'18 €, ves como se ponen colorados y empiezan a contar moneditas de céntimos para poder pagar y la mujer sofocada, se excusa diciendo: "hemos roto la hucha para poder comprar estos caprichos para ver el fútbol". La tristeza se convierte en rabia, la cajera que dice que nunca ha ido a votar comenta que lo hará sólo por evitar el bipartidismo una vez más. La señora que va detrás, muy bien ataviada con mucho oro en dedos y muñecas, se ríe de la situación y a mí se me cae el alma a los píes.

No eran artículos de primera necesidad, pero la cajera reconoce que hay mucha gente en la misma situación, que muchas veces se dan cuenta de que alguien está robando un poco de comida y ya  no les dicen nada, a pesar de jugarse el puesto de trabajo, la explicación, esas personas que 'roban' son las que hace un año venían todas las semanas a comprar sin problemas de dinero, sin grandes caprichos, ahora no tienen ni para la leche. Un brick cuesta 0'62 €, y ni para eso les llega a personas que pensaban que nunca les iba a tocar vivir una situación así. En la puerta del super un hombre pidiendo una ayuda para comer, al llegar caminado al semáforo, otro señor en su coche, lleno de trastos recogidos de los contenedores, y bebiendo algo de un vaso de plástico, parecía zumo, o vete a saber que había encontrado en la basura para beber. Un grupo de adolescentes pasa por al lado del coche y empiezan a burlarse del señor porque parece un chatarrero con un viejo coche destartalado. Estos niños visten ropa de marca, hijos de todos esos que el domingo votaron al PP. Lo digo porque lo se, les conozco y esa actitud despectiva es la misma que hacen sus padres a menudo con mucha gente que ellos consideran, que son inferiores a ellos, distinción de clases le llaman estos hipócritas que no saben educar a sus hijos en la solidaridad, respeto y comprensión.



Todo esto vengo a contarlo porque la única forma que tenemos a nuestro alcance para poder influir en el cambio, es participar en ello, hay que masificar las convocatorias, hay que ir a los ayuntamientos a reivindicar nuestros derechos, hay que mojarse, porque el que quiera peces, que se moje el culo, si pensamos que ahora va a llegar Pablo Iglesias y al grito de Podemos va a solucionar nuestra papeleta, estamos muy equivocados, lo triste es que muchos piensan que es así y no lo es.

La democracia, eso que nos otorga derechos y libertades y proporciona un estado de bienestar, no existe, no ha existido en nuestro país nunca, nos vendieron la moto con la transición y todos la compramos. Ahora toca implicarse, toca mojarse hasta el cuello si fuese necesario, como hicieron nuestros padres y abuelos en la transición. Nuestro futuro es inexistente y el de nuestros hijos dudoso. Así que mueve el culo y espabila.



















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Asamblea Popular, el Documental

Google+ Followers