miércoles, 14 de mayo de 2014

Milicias...

No puedo ocultar mi devoción por las milicias republicanas, repaso la historia, leo sus hazañas, observo viejas fotos. Recuerdo una carterita de cuero para los sellos postales. Tal vez en alguna trinchera, junto a pocos objetos personales encontraron, junto al cadáver de mi bisabuelo en el bando republicano. La conserva mi padre, como oro en paño.

Columna El Palleter, milicianos valencianos en el ejército republicano durante la guerra civil española.
https://www.solerdos.blogspot.com/
Tal vez quede como muy tópico decir, que si de fondo escuchamos un Bella Ciao, pues todo encaja y nos traslada a la época. Observa sus caras ¿imaginas cada una de las luchas particulares de cada uno de ellos?. Hace muchos años si, pero las diferencias con nuestras luchas, no son muy abismales.

Considero que los activistas de hoy somos como ellos, nuestros medios son precarios, nuestras vidas son precarias y encima somos pocos luchando. Estamos alcanzando un nivel de pobreza social acorde con aquellos años. La verdad, que no entiendo que más tiene que pasar para que la gente se levante, ¿cuánto dolor más necesitan en sus vidas para actuar?. Los conformistas que levanten la mano!!

Un abismo hay entre sus medios y los nuestros, por la vía que llevamos del pacifismo, debemos seguir. No nos vamos a dejar boicotear por la violencia, se puede hacer la revolución, estamos haciendo la revolución, pero ésta es silenciosa, sin armas, sin medios. Pero disponemos de unas herramientas tecnológicas, que nos hacen ganar terreno. Pero no olvidemos que ellos tienen el dinero, esta casta corrupta que ha heredado la 'transición', gentuza con el poder.  Nos están machacando. y han demostrado que llegarán hasta donde haga falta para defender sus intereses; pero nosotros estaremos escuchando Bella Ciao y mirando viejas fotografías y abriendo baúles de recuerdos...

¿Cuántas de vosotras ha realizado acciones 'clandestinas'? ¿cuántas de vosotras ha parado un desahucio o conseguido una dación?. Son muchas y cada día más. Pero también digo, ¿cuántas de vosotras os pasáis el tiempo alardeando en el click-activismo y no conseguís nada en particular? Salvo excepciones, debo decir. Porque el activismo digital funciona, pero lo que de verdad funciona es salir a la calle, organizar en tu entorno mas inmediato. No tenemos que aspirar a salvar el país de esta crisis estafa, que va, ese no es nuestro cometido, somos pobres hasta para la forma en que podemos luchar.

Sin embargo es entrañable sentir esas ganas de pelear contra corriente, nunca dejando de actuar, a pesar del cansancio o la impotencia. Derrotas que enseñan que hasta de lo que se pierde, se aprende. Y ahí estamos, siempre las mismas caras, los mismos nombres. No importa la ciudad o el rincón, siempre son las mismas personas, gentes anónimas haciendo lo que pueden, defendiendo lo que es suyo o lo poco que les queda. Porque las caras nuevas, se ocultan detrás de sus pantallas. Siguen debatiendo en su interior si deben o no convertirse en otra cara más de estos que luchan a pesar de que muchas veces, no llegamos a conseguir nada.

La verdad que en este mundo activista o miliciano, se encuentran verdaderos talentos, es una verdadera lástima que no tengamos acceso a financiación, si no otro gallo cantaría, de eso estoy segura...

Que hacemos con esos talentos, ¿los desperdiciamos? No señores, debemos ponernos en marcha, no es necesario formar parte de una gran organización, hay cientos de ellas que son minoritarias, porque a mi parecer tiene mas fuerza un grupo pequeño, con un manifiesto simple, que uno bien organizado y un largo manifiesto que en la mayoría de los casos es demagogia y cansa como una biblia.
El simple hecho de agruparnos con nuestros amigos o vecinos ya es actuar, hay miles de causas que defender en todos los rincones, pero no debemos olvidar seguir apoyando las iniciativas de los mas grandes, porque #juntossomosmasfuertes.

Para mi es un orgullo conocer a todas las personas que participan en estas iniciativas, porque si algo obtengo de ellas, es una gran experiencia humana enriquecedora y siempre cientos de sonrisas. Porque a pesar de las dificultades, de los dramas sociales que vivimos, nunca dejamos de sonreír.
Somos milicianos con mucho orgullo y dignidad, que no decaiga la lucha, pero que esta sea en las calles.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Asamblea Popular, el Documental

Google+ Followers